Cirugía de Mínima Invasión

La cirugía de mínima invasión implica la utilización de técnicas como laparoscopia, la cual consiste en realizar pequeñas incisiones o heridas que nos permiten introducir aparatos especiales y una cámara para así llevar a cabo el procedimiento.

Este tipo de técnicas son seguras, nos permiten una recuperación más rápida, un menor tiempo de hospitalización y mejores resultados estéticos sin comprometer la seguridad del paciente y el desenlace de la cirugía.

Se puede utilizar para distintas enfermedades como son la criptorquidia (testículo no descendido) y malformaciones de la vía urinaria.

Solicitar consulta

Déjanos tus datos y pronto nos pondremos en contacto contigo

Su nombre*

Su e-mail*

Teléfono

Preparación para la consulta de tu hij@
  1. Llena el registro para la consulta en el consultorio de tu preferencia.
  2. Nos pondremos en contacto contigo ya sea por vía telefónica o por correo electrónico para agendar la cita.
  3. Ya sea el día previo o el mismo día de la consulta te llamarán del consultorio para confirmar la cita.
  4. No olvides traer todos los estudios, tanto de rayos X como de laboratorio, que le hayas realizado a tu hij@.
  5. Te recomendamos traer una lista con preguntas o dudas que tengas. Tu hij@ también puede traer sus preguntas si ya es mayor.
5 Tips para preparar a tu hij@ para su consulta

Ir al doctor o incluso entrar a un hospital por cualquier motivo, puede causar estrés en niños de cualquier edad. Los siguientes tips te pueden ayudar a preparar a tu hij@ para su consulta, para que de esta manera se sienta más a gusto y con confianza:

  1. Los niñ@s pequeños no entienden bien el concepto del tiempo. Si tu hij@ tiene 5 años o menos, platícale acerca de la consulta que va a tener 1 o 2 días antes de la misma. Niñ@s mayores necesitan más tiempo para mentalizarse. En este caso planea decirle 1 o 2 semanas antes de la consulta.
  2. Al explicarle el motivo para ir a consulta, utiliza palabras simples que tu hij@ pueda entender.
  3. Puedes estar tentad@ a decirle cosas que no son realmente ciertas. Es mejor decirle la verdad si algo le va a molestar o doler. Incluso es recomendable mencionarle que lo van a revisar o explorar. Ser honesto con tu hij@ lo hará confiar más en ti, así como en las personas que conocerá en el consultorio o incluso en el hospital.
  4. Si no conoces la respuesta para lo que tu hij@ te preguntó, es mejor decirle que no la sabes, pero que vas a averiguarla.
  5. Alienta a tu hij@ para que discuta lo que siente y que te haga preguntas. De esta manera puedes tranquilizarlo e incluso descubrir que se está preocupando por algo que ni siquiera va a suceder.